Carito Lourenço

Podríamos decir que la cocina le viene de familia, ya que en ella aprendió ese placer por comer bien. Desde los 17 años trabaja en eventos mientras estudia cocina en Mendoza Argentina. Ese ímpetu por aprender y viajar le lleva a Valencia, donde continua sus estudios en dirección gastronómica y repostería una de sus grandes pasiones en la cual es especialista. Dirige la partida de reposteria del restaurante Submarino para posteriormente hacer un stage en El Poblet de Denia. Tambien posteriormente se hace cargo de la cocina de Vuelve Carolina y El Poblet de valencia, restaurantes de Quique Dacosta. Actualmente ademas de Fierro restaurante tiene un proyecto junto a Germán Carrizo, Tandem Gastronómico, donde se asesora y pone en marcha emprendimientos en materia culinaria y afines.

¿Qué hizo que quisieras dedicarte a la cocina?

Estaba en el curso de preparación para entrar a abogacía, todo iba bien, pero me di cuenta de que no podía estar haciendo sólo una cosa. De repente un día, me desperté y pensé: quiero estudiar cocina. En mi familia siempre ha habido tradición y gusto por cocinar bien, comer bien, hacer grandes comilonas, por eso también en la escuela que iba se estudiaba cocina… Todo debe haber influido pero la clave desde luego fue darme cuenta de que no podía estar haciendo solo una cosa a la vez que realmente necesitaba más adrenalina en mi vida.

¿Cómo definirías tu cocina? ¿Qué te inspira?

Podría decir que es una cocina de contrastes con equilibrio. Me inspiran los productos, el sabor, las texturas,… Me gusta partir de la cocina tradicional y trabajar las técnicas modernas.

Un imprescindible en tu cocina es…

El limón.

¿Cómo influye la sala en el experiencia del restaurante?

Influye totalmente, tanto positiva, como negativamente. La sala es un porcentaje altísimo en cualquier restaurante, en Fierro en concreto mucho más. Es imprescindible tener una conexión desde que entras, ya que será la persona que te acompaña durante tu estancia en el restaurante, te presenta los platos, te guíe en la experiencia… La magia del personal de sala está en saber leer y saber empatizar con cada comensal para tener claro cómo tratar y conducir la vivencia.

¿Éxito o reconocimiento?

Felicidad.

Valencia es cuna de grandes chefs. En tu opinión ¿crees que la gastronomía valenciana tiene el reconocimiento que se merece?

Lo va teniendo y cada vez más. Aun estamos en la línea de partida, de hecho, esto no ha hecho más que empezar y seguro será un largo recorrido.

¿Qué crees que aporta Valencia al panorama gastronómico nacional e internacional?

Valencia ahora mismo aporta un valor impresionante, además con mucho nivel y diversidad de gastronomía. Tenemos una gran oferta y muchos sitios de calidad. Se ha convertido en un punto de referencia y a la vez un destino con amplio abanico de posibilidades centrado en la gastronomía, y con precios muy competitivos.

Elige 3 restaurantes valencianos para: una celebración familiar, una importante comida de negocios y una cita romántica.

Para celebración familiar elegiría ‘El Gran Azul’. Una comida de negocios ‘Askua’ sería el lugar perfecto. Sin embargo, para una cita romántica ‘Restaurante Vertical’.

¿Qué papel juega la alta gastronomía valenciana en la decisión de elegir Valencia como destino turístico?

Fundamental. Hay mucha oferta, mucha diversidad y se puede crear una ruta urbano-gastronómica en base al amplio abanico de grandes restaurantes que tenemos en la ciudad.

Valencia vive un boom gastronómico. La cita más destacada del 2020 será el Valencia Culinary Festival. ¿Qué podemos esperar de la 4ª edición?

Lo primero seguir apostando y consolidarlo como evento referente en el sector de la alta gastronomía. Esperamos el Valencia Culinary Festival sea el punto de partida de muchos eventos, y que este 2020 sea el año en el que todos los focos apunten a Valencia. En el cual va a haber un montón de representantes de la ciudad que van a mostrar su cocina al mundo, y grandes chefs del mundo que conocerán, vivirán la gastronomía y el producto valenciano.

 

En pocas palabras

Una ciudad gastronómica… Valencia
Lo que más te gusta de tu trabajo… Sorprender, emocionar
Un restaurante que no olvidarás nunca…El poblet
Un chef al que admiras… Piero Ronconi
Un hobby para desconectar… Ir a la playa
Un consejo de vida… Que tu trabajo sea tu pasión
Valencia en un plato. Arroz, sin connotaciones, cada uno como le guste.